• 100% naturale

La leche

La leche que se utiliza procede directamente de la vaca: fresca y sin aditivos ni tratamientos de cualquier tipo.

El quesero
La transformación de la leche en Parmigiano-Reggiano depende de la habilidad del quesero.

El conocimiento y las técnicas empleadas son el resultado de generaciones de experiencia que se han transmitido a lo largo de los siglos y se han llevado a cabo siempre en la misma zona.

Para elaborar un kilogramo de Parmigiano-Reggiano se utilizan 14 litros de leche. Para elaborar una rueda de Parmigiano-Reggiano se necesitan unos 550 litros de leche.